12 noviembre 2006

Domingo dominguero

¡Domingo! He salido a dar una vuelta por el pueblo. Hace sol y esto se ha llenado, una vez más, de domingueros, gente que viene hasta aquí a tomarse una cerveza sentados en una terraza de la plaza mientras los hijos juegan en el parque infantil y para dar un paseo, antes de comer en cualquier restaurante del pueblo, por el paseo marítimo. Después de la comida se tomarán una copita y de regreso a su vida urbanita, con las pilas cargadas para la próxima semana laboral o tan hastiados de su rutina habitual como siempre.

Mientras paseaba me he topado con mi amigo Jesús, tiene 9 años, y nos hemos ido a mi casa a ver videos de Lego en el ordenador. Y ahí lo tengo, todo flipao, viendo como los muñequitos se mueven solos, cómo por arte de magia, mientras yo escribo estas líneas para un domingo dominguero y sin aniversario que valga.

3 comentarios:

Sakkarah dijo...

Pues me guustaría tener un domingo así, con playa incluida...

Odio el domingo de toda la vida.

Un beso, y otro para tu amigo.

Javier Luján dijo...

Pues nada, cuando quieras me vienes a visitar y disfrutas de un domingo dominguero...Besos y gracias por darte una vuelta por aquí.

Anónimo dijo...

Los domingos son muy parecidos en todas partes del mundo, lo maravilloso es poder disfrutarlos, el entorno ayuda, pero el aporte mas grande lo hacen quienes nos rodean, ellos si que hacen ese domingo tan, pero tan especial. Que expresión tenia Jesùs en su rostro cuando veia pasar ante sus ojos esas figuras ?? que pensarìa ? que imaginarìa ?? ese si que es buen Domingo.
Un beso tambièn para Jesús
Anto.