27 noviembre 2006

Perdido

La vida es un laberinto, mágico y maldito, por donde vagamos tratando de descifrar el sentido de sensaciones e impresiones que van cimentándose en nuestro interior. Mágico por que nos abre un mundo de nuevas percepciones y maldito porque nos imposibilita nuestra unidad. Sueño y realidad terminan mezclándose en estrechos pasadizos, por donde ya no cabe la sensatez; encontrándonos así con dos vidas, la que mostramos al mundo exterior y la que resguardamos de la mirada ajena. ¿Buscamos realmente una salida a este laberinto?
Perdido en el laberinto de mí mismo, no sé cuál es el camino que me lleva de aquí a la realidad clara y humana, a la realidad plena de luz donde podría encontrar a mis hermanos... Fernando Pessoa

8 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Pues para mí que la vida es un línea recta con escollos tan enormes que es casi imposible ver lo que uno tiene delante.

Javier Luján dijo...

Sí, estoy de acuerdo contigo: la vida es una línea recta con muchas curvas, aunque parezca extraño. Pero menos mal, si no sería muy aburrida.
Un saludo, tipo de la brocha. Muy bueno tu blog, narras muy bien esas situaciones cotidianas de cada día.

Juan Pablo Mansilla dijo...

Gracias por el comment en Blog COmprimido! Seguiré tu portal de cerca, para sumar algún post a la reseña de la blogósfera. Saludos!

Javier Luján dijo...

A tí, Juan Pablo por pasarte por aquí, ahora que se acerca el invierno.
Un saludo.

Dracula con Tacones dijo...

Yo no busco una salida, busco hacer amena la estadia.

Besos

Javier Luján dijo...

Drácula con tacones, estoy de acuerdo contigo al pensar en que hay que hacer amena la estadia en esta vida y tal vez las incógnitas del laberinto en el que nos encontramos sean la clave de esa amenidad, sin laberinto todo sería más aburrido, seríamos seres planos.
Un cordial saludo.

MAR dijo...

LO IMPORTANTE PARA MI ES VER LA LUZ AL PRINCIPIO NO AL FINAL DEL CAMINO, ASI TODO ES MAS FACIL.
MAR

Javier Luján dijo...

Mucho más iluminado, al menos, mar, eso sí.
Un beso.